Beato Santiago Laval

Beato Santiago Laval

Santiago Laval nació en Normandie (Francia) en 1803. Joven médico, pasa por una crisis de Fe. Sin embargo, cuida gratuitamente a los pobres e incluso les da las medicinas y alimentos.

Una caída del caballo le hace reflexionar y se decide por una mayor entrega a Dios. Deja la medicina y se ordena sacerdote. Durante unos años sirve a la comunidad cristiana de Pinterville. Humildad, vida de oración, servicio con sus actitudes principales.

Al conocer la fundación de la "Obra de los Negros", sintió que la misión era su auténtico campo de acción. Se despide de sus feligreses con estas palabras: "Si les dejo es porque Dios quiere que yo sea misionero".

El 6 de junio de 1841, parte para la Isla de Mauricio en el océano Indico, después de profesar obediencia según el espíritu y el proyecto de los Misioneros del Inmaculado Corazón de María, Instituto recién fundado por el P. Libermann.

Dos actitudes son la base de su pastoral: respeto y amor. Los esclavos, recién liberados de la isla, encuentran en él un hermano que los quiere, un enviado de Dios. Descubre el método pastoral idóneo a seguir: catequesis de adultos para responsabilizarlos y compartir, fraternalmente, con ellos la labor pastoral. Prepara catequistas y les encarga la evangelización de sus hermanos, la organización material de su comunidad y la construcción de escuelas y capillas, la caridad del Padre Laval era incansable, llevaba una vida admirable de mucha entrega y amor por el pueblo de la isla, siempre fiel a Dios y su misión, daba un testimonio de santidad, y su gran entrega a Jesucristo, era la causa de toda su ternura hacia los hombres, sobre todo, a los más humildes.

Nuestro P. Laval, después de 23 años de apostolado en tierras de la Isla Mauricia, muere en 9 de septiembre de 1864, tranquilo, sereno y sin agonía. El aniversario de su muerte está declarado fiesta nacional en la Isla Mauricio.

El Padre Laval fue beatificado el día 29 de abril de 1979, por el Papa Juan Pablo II.

Texto de Leonardo Jordão, novicio Espiritano