Nuestra Historia en Paraguay

             En 1967 el primer misionero Espiritano P. David Keegan, irlandés de 39 años que fue recibido en Asunción. Luego llegó el P. Sidney Chan, de origen chino, de 38 años, que venía de EUA donde estuvo recogiendo fondos para la misión. Los dos fueron a Cochabamba en Bolivia para aprender el español durante tres meses. En Julio de 1968 llegaron a Lima para hacerse cargo de la parroquia.

Asi em 1968 el P. David Keegan había iniciado una nueva parroquia en la ciudad de Fernando de la Mora, junto con las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida, allí establecidas; su salud no le permitió estar mucho tiempo ahí.

En 1970, Monseñor Ismael Rolón, arzobispo de Asunción, encargó pastoralmente la parroquia de San José Obrero, una población relativamente pobre, en el barrio de Villa Morra, al P. José Harris. Las aulas de una escuela primaria servirían, al inicio de casa parroquial. El P. José visitando las parroquias vecinas, entusiasmaba a los jóvenes. (Uno de los jóvenes de esos grupos era Fernando Lugo).

En marzo de 1972 llega el hermano Felipe Howard, de Trinidad, con 27 años, que después de hacer su estadía en la parroquia de S. José Obrero, se incorpora al equipo de Lima. Antes de finalizar 1972, los espiritanos en Paraguay son cinco, todos de nacionalidad trinidense.

Inspirados en la encíclica de Pablo VI, Populorum progressio, los PP. Sidney Chang, Neil Rodriguez, Pedro Wayow y el Hermano Felipe, fundaron en Lima un colegio para que os jóvenes al salir de la escuela primaria pudieran seguir estudiando. Las primeras lecciones se dictaron en el patio de la casa parroquial.

El 18 de noviembre de 1977, llegó de Canadá el P. Bernardo Roy, que había dejado una parroquia en Québec. Antes de comenzar su trabajo pasó por Villeta, donde estaba el P. Pedro Wayow como párroco desde hacía poco tiempo, y ahí hizo sus primeras prácticas del idioma español. Junto con el P. Michel hizo en Ypacarai un encuentro de convivencia con sacerdotes del país, y una integración en la estructura eclesial de Paraguay.

En enero de 1978 llega el P. Conrado Mauron, suizo de nacimiento, y después de trabajar 16 años en Madagascar. Tras la tramitación de su documentación en Asunción y su inserción cultural en Loreto (Concepción).

Al mes siguiente de ese año llaga el equipo preparado en España: Los PP. Vitor Martins de Oliveira y Joäo Souto Coelho, ambos portugueses, y tres laicas misioneras españolas: Gela Serra Montejano, Amparo Uríos Grande, (las dos enfermeras) y Lola Aguayo (catequista). Después de su pasantía de inserción, el P. Joäo Souto y Lola Aguayo, regresaron a Asunción, y las dos enfermeras, con el P. Vitor fueron a Choré junto al P. Conrado.

Poco después llega el Hermano José Le Gall de Francia, a comienzos de abril, con la lengua española aprendida en España. Había trabajado durante 13 años en Camerún, en trabajos de construcción: escuelas, puentes, edificios varios. Con él y con el P. Miguel y el Hermano Esteban queda constituida la comunidad de Lima.

El 8 de abril de 1978 se reúnen en la Casa Laval, Casa Provincial, todos los integrantes del nuevo equipo de trabajo en Paraguay, 12 personas: PP. José Harris, Pedro Wayow, Michel Vacherand, Bernardo Roy, Conrado Mauron, Vitor Martins, Joäo Souto; Hermano José LeGall, y estudiante Michel Guilloret; tres laicas misioneras: Gela Serra Montejano, Amparo Urios Grande y Lola Aguayo.

El P. Bernardo Roy que, en 1980, trabajaba con José Harris en San José, fue de vacaciones y a su vuelta el Arzobispo de Asunción le envió a una vicaría recién creada en Mariano Roque Alonso, que poco después fue erigida en parroquia: El Sagrado Corazón.

El P. Pedro Wayow, rescatado del primer grupo de espiritanos, después de dos años en Concepción fue a Villeta como cura párroco desde 1977. Durante 1983-84, el P. Marcelo Bracquemond, venido de Lima le acompañó como vicario, trabajando en la zona de Itá Yvaté. En 1984 la parroquia de Villeta fue entregada a los salesianos, volviendo Pedro Wayow a su tierra en Trinidad. Poco tiempo después Marcelo regresó cansado a su patria en Francia.

En 1992 P. Pedro Jubinville, al vuelver de su participación en el Capítulo General de Itaici( Brasil) , va a su comunidad de Choré. Y comienza la labor entre las diferentes etnias de indígenas que vivían en la Diócesis de San Pedro, al tiempo que ayudaba en la pastoral de la parroquia. No se pudo continuar con esa labor entre los indígenas que duró hasta 1995, porque como el mismo P. Pedro, no teníamos preparación ni conocimientos suficientes, estábamos pocos, y esa labor nos llevaría lejos.

El P. John Mahon, irlandés llegó en mayo de 1996, pero apenas quedó un año en Paraguay y fue para los Estados Unidos. En ese año Pedro Jubinville, colaboró de carca con monseñor Fernando Lugo, obispo de San Pedro en la organización del quinto encuentro latinoamericano de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs), que se realizaría en agosto (del 6 al 8) en la diócesis de San Pedro, y que como primer fruto hizo nacer en la diócesis una conciencia más crítica sobre la realidad. Pedro Jubinville, tuvo un papel importante, en la dinámica de la vida pastoral en la diócesis, impulsando las CEBs, así como unos folletos de reflexión sobre la cultura campesina: "Mbokaja".

Entre 1996 y 1998, se recibieron varios jóvenes espiritanos en experiencia misionera: Rodney Bourgoin, haitiano; Javier Montalvo, potoriqueño; Luis Adeganha, portugués; Dionisio Fortier, canadiense, que quedó dos años en Lima siendo eficaz su trabajo en la pastoral del niño.

En 1998 llegan Remigio Demby, de Sierra Leona y Pío Kokose, de Ghana, dos anglófonos africanos, los primeros de ese continente en el grupo, que estudiaron juntos.

En dos etapas se realizó el tercer capítulo del grupo espiritano: del 5 al 9 de abril y del 16 al 18 de julio de 1999, en el edificio nuevo de las OO.MM.PP. Sus reflexiones:

  • Prioridad en los próximos tres años reforzar : vivencia comunidades acogedoras, formadoras y apostólicas,
  • Continua la presencia espiritana en la diócesis de San Pedro (interior),
  • Dar apoyo a los campesinos,
  • Se elige, en la primera sesión a Pedro Jubinville como superior del grupo,
  • Reorganización del personal del grupo (Javier volvía a España y Pedro superior):
  • Casa Laval: Pedro Jubinville (superior del grupo), Vitor Martins (OO.MM.PP), Conrado Mauron (sup. Comunidad y tareas pastorales)
  • Fernando de la Mora: Segio Hogue (formador)
  • Lima: Miguel Besse (cura párroco), Pio Kokose, José LeGall, y Dionísio Fortier,
  • Choré: Pedro Juveneton (cura párroco), Remigio Demby, Miguel Vacherand y Antonio Franco
  • General Resquín: Fernando Herraiz (cura párroco)
  • El Hermano Javier continua hasta fin del año 1999, como superior.

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE PARA DOWNLOADS